Colaboraciones medios

 

Joaquín Monreal Pérez

Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum. Departamento de Organización de Empresas y Finanzas, Universidad de Murcia

La Opinión - Encuentros 5 agosto 2018

Me encuentro ahora en Chile, realizando un estudio acerca de cómo se puede hacer que la empresa chilena sea más competitiva a nivel internacional. La empresa chilena a la hora de exportar se encuentra con un problema: acostumbra a vender productos estandarizados sin mucha diferenciación a intermediarios internacionales, que son los que se llevan gran parte del valor añadido del producto. Por ello, casi todas las mejoras que introducen suelen ser tendentes a ahorrar costes y, por ello, poder vender a un menor precio (innovaciones de proceso u organizacionales). Sin embargo, estamos llegando en esta investigación a la conclusión de que para poder llegar directamente al consumidor final (sin intermediarios) es muy importante que la empresa sea capaz de ofrecer productos mejorados sustancialmente, diferenciándose de los de los rivales y así poder obtener un mayor margen a través de un mayor valor añadido.

¿Qué podemos deducir de esta experiencia de la empresa chilena? La respuesta a esta pregunta es que la empresa chilena y la empresa familiar murciana comparte numerosos rasgos: La región del sur de Chile en la que ahora mismo me encuentro es fundamentalmente rural (La Araucanía) donde la mayoría de empresas son familiares y de pequeño tamaño, como la mayoría de las empresas familiares españolas. Además, a pesar de que el mercado chileno es más pequeño que el español (lo que a veces obliga a la empresa chilena a tener que exportar), ésta se encuentra con una falta de imagen-país que dificulta su diferenciación, como se puede encontrar la empresa española sobre todo en mercados lejanos, sus exportaciones mayores son de productos tradicionales (como son frutas, cobre o pescado), como la española, sobre todo la empresa familiar murciana, y en numerosas veces, la empresa chilena adolece de recursos, como le sucede a la empresa familiar española..

Por lo tanto, partiendo de que la “receta” para ser más competitivas de la empresa chilena y de la empresa familiar es la misma y considerando la importancia de realizar innovaciones de producto en el caso de la empresa familiar, hay que considerar que ésta, dado el alto nivel de implicación de los miembros de estas organizaciones, tiene la ventaja de aprender en gran medida de sus socios y rivales. Éste aprendizaje permite que asimile la información acerca de “lo que se lleva” en otros contextos con facilidad. Al aumentar sus innovaciones de producto, la empresa familiar se vuelve más competitiva y exporta más intensamente en el futuro. .

A pesar de la carencia de recursos que la empresa familiar suele tener, ésta puede disfrutar de diversas fórmulas para poder introducir nuevos productos y acceder a mercados internacionales, como la cooperación con sus iguales o los programas institucionales públicos de apoyo a la internacionalización, como son ferias o misiones comerciales. Por todos estos argumentos, creo que es clave que la empresa familiar desarrolle innovaciones de producto (nuevos productos o introduzca mejoras sustanciales en los productos ya existentes) para que así pueda competir con mayor éxito internacionalmente (y ya de paso obtenga mejores resultados al ganar una mayor rentabilidad).

 


Colaboradores

                  

 

Menu