Colaboraciones medios

 

 Pedro Juan Martín Castejón

Cátedra Empresa Familiar. Profesor Departamento de Comercialización e Investigación de Mercados de la Universidad de Murcia

La Opinión - 6 diciembre 2015

La reciente crisis financiera a nivel mundial ha aumentado los niveles de pobreza y desempleo en muchos países, sin embargo también ha servido para generar una mayor sensibilización hacia problemas sociales y ecológicos. Este hecho se ha visto favorecido por el acceso a las nuevas tecnologías de la información que han facilitado la denuncia de situaciones que no se consideran aceptables desde el punto de vista ético y moral de los ciudadanos.

Sin duda alguna, la aparición de internet y de las redes sociales ha ayudado a que todo el mundo pueda estar informado de forma inmediata, tanto a nivel local como global, de los comportamientos y prácticas empresariales. Por ello, los consumidores están cada vez más concienciados y exigen a las empresas que asuman mayores responsabilidades e incorporen prácticas de buen gobierno a la hora de llevar a cabo sus actividades mercantiles. En consecuencia todos los temas relacionados con la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) están suscitando un gran interés en el mundo empresarial, muestra de ello son los numerosos estudios, seminarios y conferencias que sobre dicha temática se están realizando.

Sin embargo, la RSC sigue estando asociada a las grandes empresas y por lo tanto se le presta poco atención a la hora de analizar su relación con las pequeñas y medianas empresas (pymes) y menos aún con las pymes familiares. Por este motivo desde la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Murcia, los investigadores Beatriz Aroca y Pedro Martín han realizado un estudio sobre una muestra de 123 pymes murcianas, con el objetivo de conocer como las pymes familiares se orientan a la RSC. De dicho estudio, principalmente, podemos destacar las siguientes conclusiones:
  1. Las pymes familiares se orientan más a la RSC que las no familiares. Este hecho se ve potenciado cuando existe la memoria de RSC en la pyme. De esta forma las pymes familiares que elaboran una memoria de RSC es un claro indicador de su mayor compromiso y preocupación por aspectos relacionados con el ámbito social y medioambiental que aquellas pymes no familiares que también hayan realizado su memoria de RSC.
  2. Las pymes familiares se preocupan más por la formación de sus empleados que las no familiares. Concretamente en el caso de las pymes familiares el estudio realizado muestra que la preocupación por la formación de sus trabajadores se produce tanto en el caso de las micro, pequeñas o medianas empresas. Mientras que en el caso de las pymes no familiares son las microempresas las que más apuestan por la formación de sus empleados, puesto que un reducido número de trabajadores debe realizar muchas tareas diferentes, valorando más la formación de los mismos.
Para finalizar, a modo de conclusión, podemos decir que los resultados extraídos del estudio nos permiten aconsejar a las pymes que elaboren la memoria de RSC para divulgar sus prácticas de responsabilidad social. Al mismo tiempo, en el caso concreto de las pymes familiares es aconsejable que además exista el protocolo y el consejo de familia, ya que contribuirán a una mayor orientación a la RSC, la cual repercutirá en beneficios para la organización, sobre todo en la mejora de la imagen y la reputación, así como en sus relaciones con sus trabajadores, clientes y proveedores.

 


Colaboradores

                  

 

Menu